Cuando el título universitario no sirve de mucho

Nos dicen que ese papelito nos solucionará la vida, pero no siempre es así.

sirve-un-titulo-universitario

Cuando estaba en el último año de la secundaria (estamos hablando del año 2007), nuestro entonces profesor de matemáticas nos dijo:

El que quiera conseguir un buen trabajo en el futuro, tiene que ir a la universidad. El que quiera conseguir un trabajo mediocre, que no vaya.

Hace unos días, por otra parte, una amiga me dijo:

Nos venden tan bien esa idea de «estudia una carrera universitaria y conseguirás un excelente trabajo», que lo hice. Terminé mi carrera y obtuve mi título, pero aquí me ves, ganando el salario básico.

En este punto es cuando me pregunto, ¿y lo que nos dijo ese profesor de matemáticas? ¿No era del todo cierto?

No lo voy a negar. Muchos de mis compañeros de secundaria estudiaron una carrera universitaria y no les va nada mal. Yo soy de los que no estudiaron la universidad y no me ha ido demasiado bien (últimamente me ha ido de la patada, de hecho). Pero también conozco varias personas a las que el título no les ha servido de mucho y personas que sin un título han logrado bastante.

¿Entonces? ¿En qué quedamos?

Creo que además de incentivarnos a seguir una carrera que se llevará unos cuatro o cinco años de nuestra existencia, deberían decirnos que:

  1. Un título no es una garantía de que conseguirás un trabajo decente y que,
  2. Se necesitan algunas cosas extra, a veces más importantes que un título, para que conseguir lo que quieres.

¿Cosas como cuáles?

Solo por nombrar algunas:

Habilidades sociales
Es más probable que te den el trabajo si le caes bien al entrevistador que si no.

Una buena red de contactos
Es triste decirlo, pero muchas veces no se trata de cuánto sabes sino de con quién te llevas.

La habilidad de autoformarte
Puedes aprender mucho por cuenta propia (e incrementar así tu «valor comercial»), sólo debes saber dónde buscar.

Lamentablemente esas no son asignaturas que se enseñen en la secundaria, o al menos no lo eran cuando yo era estudiante, y francamente creo que sería mejor enseñarle eso a los chicos en lugar de simplemente decirles que «la única forma de conseguir un empleo medio decente es yendo a la U».

Ojo. No estoy en contra de la educación formal. Si estás en posibilidades de ir a la universidad y obtener un título, siempre es mejor tener uno que no tenerlo. Bien podría ayudarte a conseguir un buen empleo (o no). Eso sin mencionar que hay carreras que requieren sí o sí de una educación formal.

Lo que intento decir es que deberían darnos toda la información antes de que tengamos que tomar una decisión como esa en lugar de dejar que aprendamos la lección, muchas veces a las malas, con el paso de los años.

Bueno, hasta aquí mi «reflexión» de hoy.

¿Tú qué opinas?

2 comentarios en “Cuando el título universitario no sirve de mucho”

  1. Acabo de leerlo. Mucho ánimo, Andrés 🙂 Respecto a tus reflexiones, yo añadiría que el título universitario tampoco es la única opción. En España se promueve la universidad mucho más que, por ejemplo, la formación profesional. En cambio, los alumnos/as de FP (formación profesional) suelen encontrar trabajo y salir muy bien formados. Supongo que haría falta cultivar nuestro espíritu crítico para ser capaces de evaluar TODAS las opciones y elegir de acuerdo a los objetivos e intereses personales de cada cual. Un saludo!

    Responder
    • ¡Hola, Alicia!
      Estoy de acuerdo, espíritu crítico es lo que nos hace falta a la hora de tomar esas decisiones. Claro que tenerlo (bien) desarrollado a los 18 años también es complicado. Difícil el asunto, ¿no?

      Lo de las carreras técnicas es cierto [creo que a eso te refieres con FP], se enfocan en la parte práctica de la profesión y se saltan mucha teoría que no es muy útil en el campo (o sí, nunca se sabe), lo cierto es que muchas (por no decir la mayoría) de las empresas aun podecen de titulitis, así que nos guste o no los certificados que acompañan al CV siguen pesando. Y para quienes nos saltamos la atapa universitaria creo que las opciones son, al menos aquí en Ecuador, buscar un espacio en empresas libres de titulitis (complicado) o directamente emprender.

      Bueno, que me extiendo.

      Gracias por pasarte por los comentarios. 🙂

      Responder

Deja un comentario