Inténtalo

¿Qué es lo peor que puede pasar?

«Ni yo quiero a los niños, ni los niños me quieren a mí»

Eso es lo que respondía en automático cuando, hace unos cinco años, alguien me pedía que cuide un niño por unos minutos o cuando, peor aún, me preguntaban si pensaba en tener uno.

Hace unos tres años, por otra parte, (y hasta antes de que empezara la pandemia) me la pasaba feliz jugando con los niños que iban a una fundación en la que solía ayudar.

No sé por qué, pero le gustaba que la levantara por los pies y le diera vueltas. Era agotador.

«No me gustan los vegetales»

Es lo que pensé durante toda mi infancia y adolescencia. Francamente los odiaba y hacía hasta lo imposible por no comerlos. A veces hasta los guardaba en una servilleta dentro de mi bolsillo y luego los echaba a la basura (sí, ya sé que eso no se hace).

Ahora me encanta comer la mayoría de vegetales. Todavía hay algunos que no me gustan, pero en general puedo decir que disfruto teniéndolos en las comidas (ya no necesito esconderlos en el bolsillo para luego tirarlos) y gracias a eso llevo una dieta más saludable.

[No hay foto, lo siento]

«No me gusta trabajar con estudiantes principiantes»

Es lo que decía cuando empecé a trabajar como profesor de español. Pensaba que era muy estresante y poco divertido en comparación con darle clases a estudiantes de nivel intermedio o avanzado.

Durante los meses de confinamiento, sin embargo, me encontraron algunos estudiantes que querían aprender desde cero. Les estoy dando clases y en realidad estoy disfrutando mucho de el tiempo que «paso» con ellos.

Esta es una de las reviews que me dejó una estudiante de nivel inicial

Creo que ya sabes a dónde voy con todo esto.

«No me gusta» no siempre significa no me gusta. Muchas veces significa «no lo he probado» o «no le he dado suficientes oportunidades».

No seas de esos que dicen «no me gusta» sin haberlo intentado. Primero trata y luego decide.

Y por cierto, que intentes algo no necesariamente significa que terminará gustándote.

Siempre había dicho que no me gusta el sushi, aunque nunca lo había probado. Hace tiempo una amiga me hizo comer unos cuantos rollitos, casi 🤮, y ahora puedo decir con certeza que no me gusta.

Así que ya sabes. Intenta.

Cambio y fuera.

Deja un comentario